Búsqueda personalizada

31 octubre 2006


VIOLENCIA LABORAL EN LA CASA DE LA JUSTICIA

( Parte II)

Por: Luis M. Galviz (*)

La violencia laboral o mobbing, puede ir desde agresiones verbales, tales como burlas de todo tipo dirigidas hacia las trabajadoras y trabajadores; ridiculizándolos y descalificándolos en todo sentido, en lo físico y espiritual. Y utilizando expresiones más suaves, como por ejemplo no asignarle trabajo, haciéndole la guerra del hielo, no dirigiéndole la palabra o sí se le dirige, se mira a otra y no a la trabajadora o trabajador. Es decir, la violencia laboral, puede abarcar una gran cantidad de manifestaciones, como violencias soeces hasta maltratos muy refinados o sutiles. La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha dicho que de cada seis personas que trabajan, una se enferma por culpa de la violencia laboral, que algunos jefes ejerce sobre ellas. Y la OIT(Organización Internacional del Trabajo) ha señalado, por ejemplo que en Suecia, la violencia laboral es la responsable del 15% de los suicidios que ocurren en ese país; y en Inglaterra el 53% de las personas que laboran sufren de acoso psicológico.

En países, como Venezuela, mal llamados en vía de desarrollo, no hay estadísticas que reflejen la violencia laboral presente; pero se afirma que esta aumenta con la precarización laboral y la ausencia de oportunidades; siendo los niños, niñas, adolescentes, las mujeres y los extranjeros, el grupo de trabajadores más vulnerado y vulnerable.

La violencia laboral en el Poder Judicial Venezolano, se ha acentuado a raíz de la ejecución e implementación de paquetes neoliberales, diseñados y financiados por el Banco Mundial (BM), bajo el Programa denominado justice reform o reforma judicial, que resulta ser una estrategia planificada por los Grandes Capitales Transnacionales, que en la búsqueda de garantizarse sus respectivas Tasas de Ganancias, en los países del tercer mundo, como los de América Latina (Venezuela, entre ellos) han decidido uniformar los sistemas de justicia o Poderes Judiciales locales, implantando modelos propios de los países del Norte o Anglosajones, tales como la serie de reformas judiciales, que se han producido en naciones como El Salvador, Perú, Bolivia, Argentina, y Venezuela, con énfasis en sus respectivos sistemas penales, siendo una constante la introducción de figuras propias del derecho anglosajón o germano, tales como los Tribunales Mixtos con Escabinos y Escabinas o Tribunales con Jurados.

El mobbing a lo venezolano, se evidencia, bajo la tesis explicada, en la preponderancia que se le da a lo cuantitativo (cantidad) en detrimento a lo cualitativo (calidad), en el proceso de administración de justicia que se brinda a las usuarias y usuarios; puesto que, por ejemplo, las trabajadoras y trabajadores de los circuitos judiciales laborales, se les ha impuesto horarios y jornadas de trabajo, que sobrepasan a las previstas en la Convención Colectiva Vigente, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y Convenios Internacionales de Trabajo (OIT) suscritos y ratificados por Venezuela, y sin que reciban una contraprestación salarial, por el trabajo extra, que despliegan y sin derecho al descanso compensatorio, por haber trabajado en día feriado o de descanso.

Las formas de violencia laboral, que en esos circuitos, se han detectado, van desde la figura del trabajador o trabajadora contratada (que es una de las especies del trabajo temporal), a los cuales se le exige que laboren un mayor de número de horas a las legalmente establecidas; se les amenaza constantemente que se les va a rescindir los contratos de trabajo, lo que genera malestar emocional y psicológico; sus condiciones de trabajo en cuanto a beneficios y derechos, están por debajo, con relación a los que perciben los trabajadores y trabajadoras FIJOS o TITULARES; se les impone que deben usar un uniforme de trabajo, que ellos y ellas deben costear bajo amenaza de sanción disciplinaria.

Otro ejemplo de violencia laboral que se ejerce en perjuicio de los trabajadores y trabajadoras de la administración de justicia en Venezuela, quedó evidenciado, cuando un grupo de trabajadores y trabajadoras del circuito judicial para la protección del niño y del adolescente de Caracas, en este mismo año, fueron despedidos, alegándose para ello, que su evaluación fue deficiente en el período de prueba arbitrario, que se les impuso de 6 meses, contraviniendo los dispuesto en la cláusula Nº 7 de la Convención Colectiva vigente, que estipula que el período de prueba para los nuevos ingresos es de 3 meses, contados a partir del nombramiento.

Luego, cuando los sindicatos, exigieron su reincorporación al trabajo, extraoficialmente, se informó, que supuestamente algunos de ellos, habían sido filmados (con cámaras de videos escondidas) en actitudes (presuntamente) sospechosas que comprometían su honestidad con respecto a los usuarios y usuarias del servicio de la administración de justicia; y más recientemente, se ha sabido, que sólo un mínimo número de ellos, tendría la oportunidad de reingresar, porque se habría demostrado su condición de pro oficialistas, que de ser cierto, esto constituiría una clara violación al principio de no discriminación por razones políticas contemplado en la Constitución Bolivariana.

En todo caso, la violencia laboral o mobbing, está presente en los sitios o lugares de trabajo habituales de los trabajadores y trabajadoras de la administración de justicia de Venezuela, y se podría decir que la violencia laboral está institucionalizada, puesto que resulta evidente su existencia, pero no se le considera un mal que hay que erradicar, y por consiguiente es tolerada, no obstante los efectos devastadores que producen en las vidas y salud de quienes son sus victimas.

Hace poco, llegó a la sede nacional del SUONTRAJ, un joven trabajador, muy preocupado y parecía emocionalmente afectado, su motivo era que había acudido al Servicio Médico de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura, pues se encuentra padeciendo una enfermedad, y al momento de expedir la constancia de asistencia a la consulta, el médico que lo atendió, colocó una nota que establecía que el permiso de ese día quedaba a criterio de la Jefe de Despacho, al que estaba adscrito el trabajador; es decir que ahora, los trabajadores y trabajadoras de la administración de justicia de Venezuela, NO SE PUEDEN ENFERMAR, pues el hecho objetivo de estar enfermo, ahora depende que un Jefe o Jefa de Despacho Judicial, dé su visto bueno, para que el Servicio Médico, otorgue permiso, licencia o reposo, por razones de enfermedad. Por este motivo, el SUONTRAJ, a través de un Pliego Conciliatorio, exigió a la Dirección Ejecutiva de la Magistratura, la constitución inmediata del COMITÉ DE SEGURIDAD E HIGIENE EN EL TRABAJO, pactado en la Cláusula Nº 25 de la Segunda Convención Colectiva de los Empleados de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (2005-2007). Este Comité, será el encargado de procesar las denuncias de violencia laboral o mobbing, en los casos que se susciten en la administración de justicia de Venezuela.

¡¡¡TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA ADMNISTRACIÓN

DE JUSTICIA DE VENEZUELA: UNÍOS!!!

(*) Abogado, Trabajador Social, Presidente del SUONTRAJ y

Director de Organización de la Alianza Sindical Independiente (ASI).

Email: luismgalviz@hotmail.com y luismgalviz77@yahoo.es

MÉRIDA SIN SEDE JUDICIAL, CON TERRENO ADQUIRIDO

Nos sentimos orgullosos de ser y pertenecer a Mérida y su magia, de esa Mérida culta que envuelve a sus pobladores en un encanto eterno.

Preocupados como estamos del aspecto judicial pareciera que existe un letargo, unas promesas inconclusas, pareciera que nos le importara, que escurren el bulto, para tratar de buscar una solución en cuanto a la tan prometida sede judicial.

No nos interesa una sede como aparecía en el proyecto del ex magistrado, con canchas, guarderías, auditorios, comedores para los trabajadores, tan opulento no, pero si una sede judicial digna no solo para los trabajadores y trabajadoras, sino para el pueblo merideño, para los justiciables, pues, Mérida cumplió 400 años de fundada, con una Universidad por dentro donde estudiaron magistrados que actualmente cumplen dicha función.

Deberían retribuir lo tanto que aprendieron, cuando se habla de la modernización y transformación del Poder Judicial pues debe dársele prioridad a los estados en crisis por una sede judicial y en vez de pagar jugosas cantidades de dinero en alquileres, con ese dinero pagado, ya se habrían construido tres sedes judiciales, sin contar cuantas remodelaciones ha sufrido el Edificio Hermes, pero pareciera que nadie quiere asumir verdaderos retos bolivarianos y judiciales.

En una oportunidad estuvo en esta ciudad el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia Omar Mora Díaz y aseguro que debían tomarse cartas en el asunto ¿Será acaso que desconocen estas problemáticas que ponen en tela de Juicio un enorme “presupuesto” que maneja la Dirección Ejecutiva de la Magistratura? ¿Quienes son los verdaderos magistrados que están pendientes de las regiones y resolver sus asuntos? ¿Cuál es esa comisión de emergencia? Que alguien diga algo ¡

En días pasados, el magistrado Marcos Tulio Dugarte, Director Ejecutivo de la DEM manifestó que habían desaparecido 2 $millones de dólares, y que había sobre precio y algunas supuestas corruptelas, queremos informar desde Mérida que pareciera que están descubriendo el agua tibia en la ciudad capital o se están desayunado a lo americano, de los guisos y otros chanchullos de las elites enquistadas, y que a él mismo le querían montar una trampa, y que unos magistrados salvaron su voto, por unos escándalos de unas computadoras que llegaron a puerto venezolano, no fueron dos o tres, un container, claro la pelea fue que la licitación de dicha compra no se la dieron a las elites. Es de emergencia resolver las prioridades fundamentales en las regiones, caso Mérida sin sede judicial digna.

Desde esta seccional merideña enviamos al Magistrado Marcos Tulio Dugarte Padrón nuestro aliento de solidaridad para con su gestión que quiere ser atacada y torpedeada por agentes que no están comprometidos con la institucionalidad; las institución que tanto lo necesita, si lo están presionando eso no extraño dentro del Poder Judicial cuente con nosotros para contribuir con la modernización del Poder Judicial del siglo XXI.

RICHARD ANTONIO DÁVILA
PRESIDNTE DE LA SECCIONAL MÉRIDA

29 octubre 2006

PROFUSA PREOCUPACIÓN

Desde nuestra seccional merideña vemos con honda preocupación el tema de los descuentos sindicales dentro de la Administración de Justicia venezolana. Mientras el SUONTRAJ un sindicato combativo y luchador, el más representativo y numeroso, el que tiene más afiliados dentro del Poder Judicial, sigue descontando Bs. 2.000,oo mensuales por concepto de afiliación, los demás sindicatos que hacen vida en el Poder Judicial cobran desde Bs. 4.260,oo hasta llegar a la cantidad de Bs. 60.000,oo .

En el caso del sindicato denominado SINTRAT cobra mensualmente de la siguiente manera:
Asistentes: Bs. 4.260,oo
Auxiliar de Secretaria: Bs. 5104,oo
Secretarios Civiles: Bs. 7.920,oo
Secretarios de Circuito: Bs. 10.400,oo
Alguacil de Circuito: Bs. 6.040,oo
Alguacil Civil: Bs. 4.260,oo
Analista I: Bs. 8.680,oo
Analista II: 13.620,oo

Y así podemos hacer una extensa lista de los descuentos sindicales que hace este sindicato.

En el caso de SUNEP-JUDICATURA han hecho un descuento de Bs. 60.000,oo realizado en varias quincenas.

Lo que nos llama poderosamente la atención es que unos sindicatos que poca vida sindical o casi nula hacen debido a que no existen en todo el territorio nacional como existe SUONTRAJ cobre tan elevadas sumas de dinero. En especial en aquellos lugares como el caso de Mérida, la actividad sindical es nula por parte de estos sindicatos. Existen pero son unas directivas de Laboratorio, no quisieramos pensar que existen por el simple afán mercantilista y nada más pues, los sindicatos nacieron para defender y reivindicar los derechos de la clase trabajadora.

Sirva esta reflexión para que estos sindicatos con elevadas cuotas se aboquen al trabajo sindical en defensa de los trabajadores judiciales de Venezuela.

PRENSA SUONTRAJ




VIOLENCIA LABORAL EN LA CASA DE LA JUSTICIA

(I)

Por: Luis M. Galviz (*)

Uno de los temas, muy poco estudiado en Venezuela, es la violencia laboral presente en los tribunales y circuito judiciales, que forman parte de la Administración de Justicia. Es un mal silencioso, que como una serpiente se desliza, por los diferentes recintos tribunalicios de país, causando estragos y mella, en las vidas de los miles de trabajadoras y trabajadores, que con su labor técnica y profesional, hacen posible el mantenimiento del Estado de Derecho Venezolano.

En este capítulo, me aproximaré, a través de casos reales, que se han suscitado, y de los que he tenido conocimiento, gracias a mi condición de Dirigente Sindical, a una impresión diagnóstica, de la grave condiciones de trabajo, que han tenido que afrontar, cientos de trabajadores y trabajadoras, en su lucha diaria, por conseguir el vital sustento, de sus grupos familiares.

Hernán, era un Alguacil con 18 años de servicio adscrito a un Tribunal Superior de la ciudad de Caracas y con 48 años de edad; quien ha conocido a Hernán y ha visto su rostro, no podrá olvidar la humildad que refleja y la abnegación que dedica en la ejecución de su trabajo. Hernán es padre soltero, de una niña que desde su nacimiento presentó necesidades especiales, y que gracias a la Póliza de H.C.M. que contrata año a año el Poder Judicial, había podido hacer frente, costeando los gastos médicos, que su excepcional condición generan. Una mañana, Hernán, luego de cumplir con su deberes de padre ejemplar, pues dedica las primeras horas de la mañana para llevar a su hijita a la escuela donde estudia y le prestan cuidados; se dirigió al Tribunal, a cumplir con su deberes y obligaciones como Alguacil, cuando entró a la sede judicial, sintió el ambiente laboral, muy tenso, pues sus compañeros de trabajo, de inmediato le informaron, que habían cambiado al juez, y que otro se había hecho cargo del tribunal, señalándole que el nuevo juez, lo esperaba en su Despacho. En ese momento, su circulación sanguínea se aceleró, con pasos trémulos, avanzó hacia la puerta del despacho, la puerta, se encontraba a medias abierta y a medias cerrada, la abrió suavemente, y con una voz entrecortada dio los buenos días, y le pregunto al nuevo juez, que sí lo había mandado a llamar; de súbito el nuevo juez, le puso a la vista una Boleta de Notificación, donde le comunicaba que había sido removido del cargo de conformidad con el artículo 91 de la Ley Orgánica del Poder Judicial vigente para la época; el nuevo juez, le solicito que entregara las credenciales que lo identificaban como Alguacil, y que saliera del tribunal, porque él ya no trabaja allí, pues ya había designado a un nuevo Alguacil. En ese momento, Hernán se sintió desfallecer, pero sacó fuerzas, y logró salir del Tribunal a toda prisa. En el pasillo, se preguntaba ensimismado, qué iba a hacer ahora, que en un instante había quedado desempleado. En su desesperación recordó, que estaba afiliado al SUONTRAJ, y pensó que tal vez, allí podrían ayudarlo. Cuando llegó al Sindicato, ya de sus ojos brotaban lágrimas de desconsuelo, y repetía qué iba hacer ahora, sí su pequeña hija requería de una intervención quirúrgica, que no podría costear, pues contaba con la Póliza de H. C. M, para ello. Al ver a Hernán en esa situación sentí una profundad indignación, por la manera como había sido tratado, vejado y despojado de una respetable carrera judicial como Alguacil de Poder Judicial. De inmediato, redacté una comunicación dirigida a la presidencia del extinto Consejo de la Judicatura, donde denuncié la problemática, y solicitaba que se le tramitara un traslado a otro tribunal, puesto que era una injusticia que se estaba cometiendo en contra de Hernán. La comunicación surtió un efecto positivo para Hernán, y el Consejo de la Judicatura, en vez de tramitar un egreso, le otorgó un traslado a otro tribunal de la misma Circunscripción Judicial.

Casos, como el de Hernán, aún siguen ocurriendo en el Poder Judicial Venezolano. Existen algunos jueces y juezas (como el nuevo juez que le tocó a Hernán), que consideran que son propietarios, amos y señores de los tribunales a los cuales han sido asignados, y esto incluye bienes muebles, así como del personal que allí labora. Que maltratan a los trabajadores y trabajadoras, sin contemplaciones de ningún tipo, y que además parecieran disfrutar haciendo el triste papel de explotadores.

La violencia laboral, tiene distintas manifestaciones, pero en el Poder Judicial, tiene características muy particulares, un ejemplo de ello, es el relatado arriba.

En otra oportunidad, al SUONTRAJ, llegó un trabajador del Estado Mérida, que ejerció por más de 20 años, las funciones de Secretario de un Juzgado de Municipio; era un hombre, que su semblanza, denotada una profunda preocupación y desespero, al ser entrevistado, contó su trágica situación, que consistía, en que había tenido problemas, con una juez nueva, en razón que estuvo de reposo médico, y eso pareció disgustar a esa juez, y sin ton ni son, lo removió de su cargo de Secretario y nombró a otra persona en su lugar. Relataba, Eulalio (así lo llamaré), que el necesitaba su trabajo, y que además su remoción fue total y absolutamente injusta, pues la juez, ni siquiera le dio la oportunidad de acogerse a una de las jubilaciones especiales, que para el momento estaban siendo concedidas por el Tribunal Supremo de Justicia. Traté de calmar a Eulalio, y le dije que el SUONTRAJ, haría todo lo que estuviera a su alcance, para lograr su jubilación que por derecho le correspondía. Con la esperanza que su problema se resolviera pronto Eulalio regresó a su casa en Mérida.

De inmediato, en mi condición de dirigente sindical, sostuve una entrevista en la División de Jubilaciones y Pensiones, y expliqué la gran injusticia que se estaba cometiendo en contra de Eulalio, y entregué una Oficio del Sindicato, donde solicitaba que el caso de Eulalio, se revisara y que en consecuencia de ello, se le tramitara una jubilación especial. Hubo que esperar más de un año, para que al fin, la situación de Eulalio, se resolviera, después de muchas diligencias, efectuadas por el SUONTRAJ, en la ciudad de Caracas. Mientras tanto, seguramente Eulalio y su familia, atravesaron graves inconvenientes económicos, pues hay que ponerse en los pantalones de un Padre de Familia, que a una edad madura y con más de 20 años de servicio, sea despojado injustamente de su puesto de trabajo.

La lucha de los trabajadores de la administración de justicia de Venezuela, por lograr que algunos Señores Jueces y Señoras Juezas, empiecen a respetar la dignidad y los derechos humanos de los trabajadores tribunalicios, aún no termina. Pues, mientras se siga pensando, que los trabajadores tribunalicios, valemos menos que un ciudadano usuario del sistema de justicia, se seguirán cometiendo atropellos, como lo reseñados arriba.

Y, un ejemplo de lo dicho, es la situación que en la actualidad afronta una trabajadora, en un juzgado civil del Estado Portuguesa, a quien un juez ha confinado al encierro en un archivo del tribunal, durante toda la jornada y horario de trabajo, con negativa expresa de cualquier clase de permiso, sean médicos, familiares o personales, y con la amenaza constante, que le va a iniciar un procedimiento disciplinario para destituirla del cargo que ocupa en Poder Judicial, y asimismo, le ha negado la solicitud de traslado a otro tribunal en dos oportunidades. Este caso, ya ha sido denunciado ante las autoridades competentes de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura, pero como suele ocurrir, cuando un trabajador denuncia ante la Inspectoría General de Tribunales, a un juez o jueza, por maltrato y violencia laboral, seguramente la engavetaran, hasta el olvido definitivo de la denuncia. Porque, repito para las autoridades del Poder Judicial, las trabajadoras y trabajadores, su valor está en minusvalía en comparación a cuánto vale un juez o un ciudadano usuario de los servicios de la administración de justicia.

Debemos, desempolvorar aquella consigna, que nuestros predecesores sindicales, enarbolaron cuando la clase trabajadora, valía menos que un pedazo de tierra o que un animal. ¡¡¡TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA ADMNISTRACIÓN DE JUSTICIA DE VENEZUELA: UNÍOS!!!

(*) Abogado, Trabajador Social
Presidente del SUONTRAJ

REALIZADO COMITÉ DIRECTIVO NACIONAL

El día sábado 28 de octubre del año que discurre fue realizada reunión ordinaria de Comité Directivo Nacional del SUONTRAJ, contando con la totalidad de sus miembros principales y hasta la incorporación de un suplente. En efecto, con la asistencia del Presidente, Abg. Luis Martín Galviz; de la Sec. de Organización, Glenda González; del Sec. de Finanzas, Oscar Morón; del Sec. de Conflicto y Reclamo, Luis Baroni; del Sec. de Información y Propaganda, Mario Naspe; de la Sec. de Acta y Relaciones, Norka Navarrete; del Sec. de Seguridad e Higiene, Stevenson Freites; del Sec. de Deporte y Recreación, Pablo Salgado Cueva; del Sec. de Cultura y Formación, Abg. Francisco Cermeño; y de la Primer Suplente Ligia Rivas se procedió a discutir y debatir el temario de la reunión.

La presidencia informó de manera general sobre los últimos aspectos que tienen que ver con: Situación de las Seccionales no activas, Situación de Pliego Conciliatorio introducido, Situación de solicitud del cambio de dotación de uniformes por bono único debido al incumpliimiento de la Cláusula 26 del Contrato Colectivo, entre otras cosas. Se acordó convocar el Consejo General para el día 18 de noviembre del año que discurre con temario nacional. El Sec. de Deporte y Cultura informó sobre la situación que actualmente se atravieza desde la Defensa Pública por la posibilidad que existe de que este Sistema Autonómo que pertenece al Poder Judicial pueda trasladarse a la Defensoría del Pueblo pues la Comisión que discute la Ley así lo ha anunciado.

La Sec. de Organización, Glenda González, como enlace con Seguros Altamira, informó sobre la situación con la nueva aseguradora de HCM de los trabajadores del Poder Judicial y explicó detalladamente de lo que ofrece dicha aseguradora.

El Sec. de Cultura y Formación, Francisco Cermeño y el Sec. de Información y Propaganda Mario Naspe informaron sobre el nuevo plan de campaña institucional del SUONTRAJ donde señalaron que el Sindicato se prepara para que sea publicitado de manera agresiva en todo el territorio nacional.

La Sec. de Actas y relaciones, Norka Navarrete, informó sobre la actividad que cumple actualmente la Comisión de Becas y ayudas educativas en donde se encuentra incorporada activamente y se despliega un trabajo arduo.

Por último se decidió incorporar al temario del Consejo General la conveniencia de convocar al Encuentro Nacional.

Finalmente, queremos señalar que la reunión de Comité Directivo Nacional ordinario fue todo un éxito y que los trabajadores del poder Judicial se preparan para tener realmente un CDN luchador y combativo.

PRENSA SUONTRAJ

Francisco Cermeño, Sec. de Cultura y Formación.




Pablo Salgado, Sec. de Deporte y Recreación y Ligia Rivas Primer Suplente.


Luis Baroni, Sec. de Conflicto y Reclamo y Glenda Gonzalez, Sec. de Organización.


Mario Naspe, Sec. de Información y Propaganda y Norka Navarrete, Sec. de Actas y Relaciones.


Luis Galviz, Presidente.

24 octubre 2006

NUESTRO PRESIDENTE NACIONAL REINGRESADO AL PODER JUDICIAL


Nuestro Presidente Nacional del SUONTRAJ, abogado Luis Martín Galviz, fue reingresado a partir del 23 de octubre del año que discurre, como Analista II adscrito a la DEM-DAR del Distrito Capital. Así fue notificado en dicha fecha y desde ya se encuentra laborando nuevamente para la Institución. Con este hecho reivindicamos una vez más los derechos inalienables de la clase trabajadora judicial. Reivindicamos el justo derecho que tienen los trabajadores a organizarse en gremios, reivindicamos las luchas que nuestros predecesores llevaron adelante por los trabajadores del Poder Judicial y que hoy día vemos como esas luchas y esas banderas que se enarbolaron en el pasado hacen que el nuevo sindicalismo del siglo XXI se fortalezca. No abandonaremos nunca la lucha clasista de los trabajadores y defenderemos con nuestra dignidad todas aquellas justas reclamaciones de los trabajadores judiciales. Desde esta seccional merideña, conformada por hombres y mujeres comprometidos con la lucha sindical del nuevo tiempo le enviamos nuestras más sinceras FELICITACIONES a nuestro Presidente que se apronta a luchar por el III Contrato Colectivo.
SALUDOS CAMARADA PRESIDENTE EL FUTURO NOS PERTENECE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

PRENSA SUONTRAJ

23 octubre 2006

EL COLEGIO DE ABOGADOS DE MÉRIDA ESTANCADO EN EL PASADO

El Secretario de Cultura y Formación del Comité Directivo Nacional del SUONTRAJ, a un año de las elecciones en el Colegio de Abogados del Estado Mérida hace consideraciones sobre el mismo.

El abogado Francisco Cermeño Zambrano, Directivo de "Solidaridad Gremial" y Secretario de Cultura y Formación del Comité Directivo Nacional del SUONTRAJ señaló que "El Colegio de Abogados sigue estancado de la misma manera que se encontraba cuando los directivos actuales asumieron las riendas del mismo. Pareciera que los actuales directivos del Colegio de Abogados del Estado Mérida, tres de la plancha 22 y dos de la plancha 7, no han sabido resolver las necesidades de los abogados merideños que claman por un cambio. Un cambio radicado y sostenido en las nuevas generaciones de abogados que emergen de las aulas de nuestras universidades para asumir el liderazgo que otros se niegan a abandonar"

Siguió expresando el dirigente gremial que "A un año de las elecciones del Colegio de Abogados de Mérida, observamos con preocupación que no se solventan las principales necesidades de los abogados merideños que claman por un gremio que responda a las necesidades propias de los abogados merideños"

"Insistimos que el norte de "Solidaridad Gremial" es el de los valores de la confraternidad, la armonía, la unidad, la renovación, la democracia y la participación que sustentará el nuevo modelo de Colegio de Abogados para el siglo XXI, expresó Cermeño.

El Secetario de Cultura y Formación Nacional del SUONTRAJ expresó "Reiteramos nuestro compromiso de seguir intentando convencer a los abogados del Foro merideño que la transformación del Colegio de Abogados es un hecho irremediable que debe estar basado en uno de los valores más importantes de la sociedad como es la SOLIDARIDAD y que se ha perdido, en rescatar este valor estamos empeñados para poner a disposición de los abogados merideños un Colegio de Abogados que de verdad esté al servicio de todos los abogados".

Reiteró el dirigente gremial que "soplan vientos de cambio en el Colegio de Abogados. Estamos convencidos desde "SOLIDARIDAD GREMIAL" que existe la disposición y la voluntad férrea de seguir insistiendo en poner de verdad al Colegio de Abogados A FUNCIONAR DE CARA AL FUTURO", finalizó expresando el recién electo directivo sindical.

PRENSA SUONTRAJ


22 octubre 2006

NIÑOS Y NIÑAS EN Y DE LA CALLE: ¿CÓMO ABORDAR EL PROBLEMA?

Por: Luis M. Galviz (*)
Que dolor causa, ver a un niño deambulando por las calles, con su ropita sucia y en franco desaseo; lo he visto y como venezolano he sentido una enorme vergüenza. Nos hemos acostumbrado y hasta toleramos, que los hombres y mujeres del futuro, hoy desprotegidos, caminen, duerman y mueran en las calles de Caracas y de otras ciudades de la República que el Niño Simoncito ayudó a independizar.
Este problema social, no es fácil de resolver, inciden innumerables factores, que lo profundizan cada vez más. A saber la pobreza, el analfabetismo, la crisis por la que a traviesa la célula fundamental de la sociedad, que es la familia, y sobre todo la paternidad y maternidad irresponsable. Es difícil concebir que un padre o una madre permitan que sus hijos e hijas, sean echados a la calle, a mendigar su alimento y a dormir en cartones o periódicos, en basureros, túneles, alcantarillas o en algún pasillo de un edificio público o privado, por su supuesto en total intemperie y a merced de los peligros ciertos que la calle representa. Pero, la verdad, es que cada día que pasa, se observan más niñas, niños y adolescentes, haciendo de las calles sus hogares y del hambre constante su compañía.
¿Acaso? No hemos visto, cuando en un restaurante, de estos que son de ambiente abierto, se aproxima una niña o niño, a pedir unas monedas, en una mesa de comensales, y es rechazado, vituperado y golpeado moralmente, por su condición de pordiosero y por su lamentable estado de ser un niño o niña de la calle. Reflexionemos, las niñas, niños y adolescentes, que hoy tienen la calle como madre y el rechazo como padre, mañana, nos reclamarán a todos, que los vimos hambrientos y no lo alimentamos; los vimos desnudos y no los vestimos; los vimos sedientos y les negamos el agua, los vimos sin hogar y les cerramos las puertas; y los vimos enfermos y los dejamos morir.
Una prioridad, del Gobierno Bolivariano, debería ser atender la grave situación que presentan las niñas, niños y adolescentes, que se encuentran en las calles desamparados, hambrientos y sin hogar; por cierto que no es un deber sólo del Gobierno, sino de todos los venezolanos, que vivimos en esta rica y próspera República. Desde el punto gubernamental, se han ensayado varios programas destinados a paliar el problema de la infancia abandonada, ejecutados en su momento por el Consejo Venezolano del Niño, el Instituto Nacional del Menor, y más recientemente por el Consejo Nacional de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y por la Fundación del Niño. Pero la realidad social, ha demostrado, que esos programas, han sido insuficientes e ineficaces, en el abordaje del problema social de las niñas, niños y adolescentes en y de las calles de la República Bolivariana de Venezuela.
Un ejemplo, de ineficacia en la solución del problema de las niñas, niños y adolescentes en y de las calles, podría ser, el siguiente: En uno de lo recovecos del majestuoso Palacio de Justicia de la Ciudad de Caracas, he observado, a un niño, que llamaré Pedrito, que se ubica, casi siempre, en una de las escaleras sucias, que dan a la Estatua del Libertador, cuya mirada silente abarca la Avenida que lleva el nombre del Padre de la Patria.
Pedrito debe tener no más de diez (10) años, es de tez morena, su rostro refleja una ternura, propia de la inocencia infantil, y se nota que el hambre y el desafecto, han hecho en él una profunda mella, en su dignidad de Ser Humano y de Persona. Hace poco, pasé a su lado y me pidió algo para comer, le obsequié varias monedas, y sorprendentemente, me lo agradeció, regalándome una bella sonrisa, que en su carita sucia, brilló como un diamante ante el sol que bañaba su rostro de angelito.
Pedrito, muy seguramente, fue engendrado por una mujer, y un hombre, necesariamente, tuvo que contribuir en su concepción; pero, dónde están su madre y su padre, y a falta de éstos sus tíos, abuelos u otros familiares. Mientras, no se investigue su situación sociofamiliar, no lo sabremos, no obstante, él tiene derecho a ser protegido por el Estado Venezolano, y moralmente por toda la Sociedad en su conjunto, pero cuán difícil es que un niño, como Pedrito, ingrese al Sistema de Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes, previsto en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente (LOPNA). Porque, sí fuese sencillo su ingreso, no deberían existir en la República Bolivariana de Venezuela, niñas, niños y adolescentes en y de las calles.
Una vez más, en el caso de la LOPNA, la ley se convierte en letra muerta, pues, aunque contiene un catalogo de derechos a favor de las, niñas niños y adolescentes, esos derechos no llegan hasta los niños, que como Pedrito, sobreviven en las calles. Los seres humanos, nos jactamos de ostentar el rango de Animales Superiores, pero insólitamente, muchos padres y madres, desalmados y contranatura, no les importa que sus hijos e hijas, deambulen hambrientos en las calles, y menos les importa que vivan o mueran. El ser humano, es el único animal, que conforme al libre albedrío, decide no proteger a sus hijos o hijas, no existe, otra situación parecida en todo el Reino Animal.

El problema social de las niñas, niños y adolescentes en y de las calles de la República Bolivariana de Venezuela, debe ser abordado, en primer lugar desde un punto de vista estrictamente humano, es decir, se trata de proteger a la sobrevivencia del género humano, o por lo menos a un sector, altamente vulnerable y vulnerado.
Equipos Técnicos Multidisciplinarios del Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescentes y de la Fundación de Niño, deben diseñar Programas de Atención dirigidos a las niñas, niños y adolescentes en y de las calles, y por supuesto solicitar el apoyo de la Sociedad Civil Organizada y de las Familias Organizadas, para su ejecución prioritaria en el corto plazo.
Hay que proponerle a el Asamblea Nacional, que legisle, en el caso especifico de las niñas, niños y adolescentes en y de las calles, no para reprimirlos, rechazarlos o vulnerarlos aún más, sino con miras a su protección integral y a su rescate definitivo de las calles.
Deben retomarse las Escuelas para Padres, en el sentido, que se brinde información a las madres y padres, acerca de sus deberes para con sus hijos e hijas, a los fines de su protección integral y para evitar el maltrato infantil.
De igual manera, así como el Gobierno Bolivariano, adelanta la Misión Negra Hipólita, en la re-socialización de personas adultas en situación de indigencia, debe profundizarse la Misión Simocinto; pues, la niña, niño y adolescente en y de las calles de hoy, mañana será el indigente, recogelatas, mendigo, pordiosero, enfermo mental, drogadicto, delincuente, que requerirá de un proceso de resocialización, que lo devuelva a la Sociedad, como un ciudadano ejemplar y digno.
Elevemos la consigna: “NO MÁS NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES EN Y DE LAS CALLES”, y demos a esos pequeñitos un trato digno a su condición de Persona Humana, instemos al Estado Venezolano, a que cumpla con su deber de protegerlos integralmente, y contribuyamos bien con un poquito de nuestros ingresos o con un trabajo social voluntario, al rescate y protección de las niñas y los niños, que hoy, sobreviven en las calles esperando la ayuda del Gobierno Bolivariano y de toda la Sociedad Venezolana.


(*) Abogado, Trabajador Social

y Presidente del SUONTRAJ

COMENZARON LOS III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

El equipo de volley-ball de Rectoría debutó el 21-10-2006





























Jorge Gregorio Salcedo Vielma, Vice-presidente de la Coordinación Deportiva merideña monitoreando la apertura de los juegos.














El Equipo de volley-ball de Rectoría.














El Presidente de la seccional merideña, capitán del equipo de Rectoría.

20 octubre 2006

EN ACTO POLÍTICO SE CONVIRTIÓ REUNIÓN DE JUECES PRESIDENTES DE CIRCUITOS JUDICIALES DEL PAÍS EN MÉRIDA

En un acto político se convirtió VII Encuentro de Jueces Presidentes de Circuitos Judiciales Penales.

Los 23 jueces que asistieron al evento tuvieron que ver como un acto institucional del poder judicial se convirtió en un evento político. En efecto, según fuentes de información fidedigna, a las altas autoridades merideñas no les gustó para nada que el orador de orden fuese el Procurador General del Estado Mérida, pues cada día que pasa se ve más el intervencionismo del poder ejecutivo en los asuntos del poder judicial. Desde hace ya algún tiempo, hemos visto con preocupación como una organización externa al poder judicial, controla y decide todos los cargos del Circuito Judicial Penal. El primer paso que dieron fue el de despedir a un gran número de asistentes para sustituirlos por otros que no tienen los conocimientos mínimos sobre la materia. El segundo fue el de incorporar a un ingente número de abogados en el mismo circuito con el propósito de darle celeridad a las causas, pero lo que se ha convertido el pool de secretarias es en un caos terrible. Lo último que hicieron es haber seleccionado al Procurador General del Estado Mérida como orador de orden en dicho evento, convirtiendo el mismo en un acto político, pero además tratando de que el poder judicial sea un apéndice del poder ejecutivo regional. No entendemos como en un acto de esta magnitud no se selecciona a algún Juez del poder judicial merideño, que hay muchos que tienen las credenciales para hacerlo, sino que precisamente se selecciona a una persona ajena al mismo y que nada tiene que ver con la Administración de Justicia pues, el Procurador lo que tiene asignado entre sus funciones, velar por la defensa del Estado Mérida.

Seguimos insistiendo que queremos cambios profundos y que estamos de acuerdo con ellos pero, esos cambios deben respetar la autonomía de los poderes, respetar a los trabajadores y trabajadoras del poder judicial, incluidos jueces que existen muy respetables en nuestro estado Mérida y que cada zapatero se dedique a su zapato, los del poder ejecutivo a labores de gobierno, los de los Consejos Legislativos Regionales a legislar, a hacer leyes pues, y los del poder judicial a dictar sentencias. Pero, en vez de ocurrir esto, vemos a cada rato como se quiere subordinar el poder judicial merideño a un pequeño grupo de elites que desea controlar, no solo el Circuito Judicial Penal, sino también la Rectoría de la Circunscripción Judicial y la Coordinación Laboral Regional, cosa que no han podido hacer debido que al frente de estos organismos se encuentran verdaderos Gerentes comprometidos con la institucionalidad y con una nueva forma de dirigir las entes, pues respetan como debe ser, el orden establecido.

Esto, de elites que lo controlaban todo, es lo que ocurría en el pasado, eran las llamadas “tribus judiciales o mafias judiciales” y que ahora vemos que quieren a gritos repetirlas. ¿Hasta cuando ese afán y ese empeño de querer repetir lo que estaba instaurado en el pasado y que poco a poco se ha venido rescatando y recuperando para que la Administración de Justicia se haya convertido en lo que hoy es: modelo de gerencia a seguir y ejecutar en otros países?

Hoy día el SUONTRAJ reivindica una vez más la INSTITUCIONALIDAD para seguir creciendo como modelo de poder judicial y por mandato del artículo 26 constitucional hacer llegar al pueblo el “acceso a los órganos de justicia para hacer valer sus derechos e intereses, incluso los colectivos o difusos; a la tutela efectiva de los mismos y a obtener con prontitud la decisión correspondiente” No para hacer caída y mesa limpia en una Institución que trata de marchar con buen ritmo hacia la perfección y que cada vez se moderniza y se prepara para el futuro.

PRENSA SUONTRAJ

19 octubre 2006

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006
















El Presidente de la seccional merideña recibe de manos del Vice-Presidente de la Coordinación Deportiva, Jorge Gregorio Salcedo y de la Secretaria General de la Coordinación Deportiva ,Yelitza Sánchez, los uniformes de su equipo victorioso de volley-ball.

18 octubre 2006

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

El Jefe de Servicios Judiciales de El Vigía, Abg. Jhon Reyes, el Dr. Jesús Briceño, Defensor Público, la Dra. Maria Magdalena Uzcategui, Juez de los Municipios Campo Elías y Aricagua del Estado Mérida y Sonia de la DAR saludando efusivamente a la cámara.















El Abg. Jhon Reyes, Jefe de Servicios Judiciales en el Circuito Judicial Penal de El Vigía (no miró a la cámara) el Dr. Jesús Briceño, Defensor Público del Estado Mérida.

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

Trabajadores de Tovar.














Trabajadores de Santa Cruz y Tovar.














Del Juzgado Primero Ejecutor de Medidas de los Municipios Libertador y Santos Marquina del Edo. Mérida.















Marvella Márquez de Bienes Nacionales.














Más tovareños.

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

La extraordinaria caravana de los III Juegos Deportivos DEM 2006




















Trabajadores de la Defensa Pública.















Más de la caravana.







































Jorge Gregorio Salcedo Vielma, monitoreando la caravana.

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

Obreros del Circuito Judicial Penal refrescandose.














Daniel y su combo.














Gente de la Dar.















Jorge Gregorio Salcedo Vielma y su familia.














Nuestro fraternal Miguel Gutiérrez Albarrán, de fiscal de tránsito durante la caravana de los juegos deportivos.

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

La madrina de la Defensa Pública, que a la postre se convertiría en la madrina de los juegos y el Presidente Seccional del SUONTRAJ.




















Trabajadores de la Defensa Pública merideña.


































Trabajadores de la Coordinación Laboral.















Yelitza Sánchez, Secretaria General de la Coordinación Laboral, Jorge Gregorio Salcedo, Vice-Presidente de la Coordinación Laboral, Jorge Márquez y la Dra. Belo jugadores del equipo de Rectoría.

III JUEGOS DEPORTIVOS DEM 2006

Piero y Joselit.















Alirio Urbina y su esposa.















Jackson, Gregorio y la Dra. Yussney.














Entre otra personalidades la Dra. Nerma Barrios, Jefe de Servicios Judiciales y atrás de asomado Anforio.














Maria Esther, Disben, la Dra. Belo y Jorge Márquez.